James Seward, Presidente del World Plastics Council: "Si Europa consigue la circularidad, puede convertirse en un catalizador para lograrla en todo el planeta"

25 marzo 2019

CHEMICAL NEWS

James Seward fue elegido presidente del World Plastics Council (WPC) en 2018. Seward ha trabajado durante muchos años en la compañía LyondellBasell, una de las mayores del mundo en plásticos y productos químicos con más de 13.000 empleados. El presidente del WPC es licenciado en química por la Universidad de Bristol y tiene un máster en administración de empresas por la Cranfield School of Management, ambas en el Reino Unido.

James Seward fue elegido presidente del World Plastics Council (WPC) en 2018. Seward ha trabajado durante muchos años en la compañía LyondellBasell, una de las mayores del mundo en plásticos y productos químicos con más de 13.000 empleados. El presidente del WPC es licenciado en química por la Universidad de Bristol y tiene un máster en administración de empresas por la Cranfield School of Management, ambas en el Reino Unido. En esta conversación mantenida en la última edición de Identiplast celebrada en Londres, James Seward nos da su visión sobre los principales retos de la industria a escala global.

 

¿Podría describirnos en breves palabras qué és el World Plastics Council?

El World Plastics Council es una alianza global de productores de plástico que provienen de distintos contextos y culturas. Lo que es propio y distintivo de esta organización es que reunimos a productores de todos los sectores y subsectores y que nos focalizamos en temas de interés común para ellos, sin importar de qué región del mundo sean. Creo que nuestra organización da una oportunidad a los productores de plástico para debatir acerca de cuestiones como la sostenibilidad, compartir las mejores prácticas, y articular su discurso en una sola voz.

¿Cuáles son sus prioridades al frente de esta organización?

Cuando miramos cuales son los temas de mayor interés la mayoría de ellos están en el ámbito de la sostenibilidad y de la economía circular. Nuestra prioridad en este momento son los residuos de plástico y cómo los productores pueden ser parte de la solución a esta cuestión que afecta al medio ambiente y de una manera particular a los mares y océanos. En este caso, el intercambio de conocimiento y de prácticas entre diferentes regiones del planeta es una prioridad más específica.

Ustedes también trabajan en el reciclaje químico. ¿Cuál es su visión sobre este aspecto?

Si vemos el ámbito del reciclaje nos daremos cuenta de que lo que domina desde hace tiempo es el reciclaje mecánico y esto ha sido y es importante para la sociedad, pero creemos que esta práctica no es suficiente por sí misma para lograr los objetivos de gestionar los residuos al completo. Esta es la razón por la que debemos mirar hacia otras posibilidades. como la obtención de energía a partir de los residuos. Es una tecnología sobre la que existe cierta experiencia y es conocida en diversos países. El plástico tiene un contenido calorífico muy importante por definición. De modo que en vez de quemar carbón o petróleo podemos quemar plástico porque es una materia prima más disponible y más eficiente. Por otra parte, lo que realmente nos interesa muchísimo es el potencial existente en el reciclaje químico. Este procedimiento puede convertir una gran cantidad de residuos de plástico en nuevas materias primas para la industria. Idealmente podríamos llegar a una situación en que todos los residuos de plástico fueran descompuestos en sus componentes básicos para fabricar otros productos de plástico. ¡Esta sería una circularidad de verdad!    

Dice usted "idealmente". ¿Cuán lejos estamos de esta hipotética situación? ¿Cuáles son los obstáculos para avanzar?

En este momento el reciclaje químico ya existe pero está viviendo su infancia. Existen dos tipos de reciclaje químico: la gasificación y la pirolisis en sus diferentes tipologías. Pero en ambas el gran obstáculo para su desarrollo es el mismo: cómo adquirir una escala suficiente para ser viables económicamente. De momento hay mucha gente activa en el reciclaje químico y se está haciendo un muy buen trabajo que da lugar a innovaciones, pero todavía no hemos entrado en la fase de "lograr escala".

¿Por tanto es una problema más económico que técnico?

Diría que técnico y a la vez económico. Ambos factores por igual. Porque para adquirir la escala suficiente para la viabilidad económica necesitamos todavía más innovación en el campo tecnológico. Los dos aspectos están totalmente imbricados. Le pondré un ejemplo: cuando conseguimos descomponer una pieza de plástico en sus partes constituyentes básicas, obtenemos muchísimos tipos diferentes de moléculas y esto dificulta bastante su recomposición en nuevas materias primas. Por tanto nos hace falta mejor tecnología para poder seleccionar de manera eficiente estas moléculas.

¿Usted cree que, en este campo, veremos un avance disruptivo en los próximos años?

¡Cuando se habla de innovación nunca se sabe lo que puede pasar! Lo que sí puedo afirmar es que existen ahora mismo unas cuantas instituciones científicas y también empresas que están investigando por este camino. En cualquier caso los objetivos son claros y solo cabe esperar que se produzca ese avance.

¿Cree que la sociedad aceptará bien el reciclaje químico? ¿Le preocupan que algunos aspectos ambientales puedan ser motivo de crítica?

No, al contrario, creo que desde el punto de vista ambiental precisamente estamos ante una solución muy poderosa. Sí que es verdad que en algunos de estos procesos de reciclaje químico hay que estar muy atentos a las emisiones. Porque lo que no podemos es llegar a soluciones circulares que tengan como contrapartida un incremento de las emisiones que contribuyen al cambio climático. Nuestro objetivo tiene que considerarlo todo y si lo logramos -que creo que lo haremos- dispondremos de una solución completa que podrá ser considerada win-win a todos los efectos ambientales y económicos.

Usted ha dicho en diversas ocasiones que el reto de los plásticos se halla a escala global. En este sentido ¿cómo valora la Estrategia Europea de los plásticos? ¿Es suficiente que un solo continente aborde este reto a fondo?

Es una buena pregunta que deberíamos formularnos. Ayer estuve en Bruselas precisamente y oí la frase siguiente: "que Europa consiga la circularidad no es suficiente". Lo que es relevante a mi parecer es que, si lo conseguimos en Europa, podemos actuar de catalizador para otras regiones en todo el planeta a conseguirlo también. Esa es la clave. Si miramos el tema globalmente ahora la situación más crítica se da en el sudeste asiático y en parte en China. Pero en Europa podemos buscar los modelos que funcionen a través de la colaboración entre legisladores, organizaciones no gubernamentales y la industria, y si funcionan aquí se pueden extender, claro que sí. Ahora mismo el triunfo de Europa no está en si logramos un 60% o un 70% de circularidad sino en nuestra capacidad de articular modelos de funcionamiento que puedan ser replicados. El método puede ser más importante que las cifras.

Ha mencionado a China. El año pasado su gobierno decidió no importar más residuos de plástico. ¿Qué efectos ha tenido esta medida?

Primero quiero decir que una de las razones por las que han tomado esta medida era porque ellos tenían una gran preocupación por la dimensión y falta de control de este sector en su país que les hacía temer entre otras cosas una serie de consecuencias negativas sobre la salud humana. Una vez la medida se ha tomado el principal efecto es todos los flujos de residuos que se dirigían a este país se dirigen ahora a una diversidad de lugares. Para mí esto es positivo, porque ayuda a extender la conciencia de que los residuos de plástico existen y deben ser tratados de forma responsable. Quiero añadir que el comercio en este ámbito es absolutamente esencial porque sin comercio no podemos adquirir escala para la innovación.

¿La industria del plástico está mejor posicionada de otras para efectuar la transición hacia una auténtica economía circular?

De entrada, los plásticos por su composición están preparados para la circularidad y este ya es un punto esencial. Por otra parte se trata de un sector muy entrelazado con la investigación científica que es capaz de estimular la innovación continuamente. Por tanto las dos condiciones para poder contestar que sí a su pregunta se dan. ¿Cuál es entonces nuestro reto? Sin duda alguna la colaboración, porque tengo que reconocer que no hemos entrado todavía como industria en un fuerte nivel de colaboración a lo largo de toda la cadena de valor. Por ejemplo, en general, las empresas de producción de plástico y las de reciclaje son distintas en cuanto a su propiedad, a sus dinámicas, y a sus agendas: no se comunican entre ellas. Y esto dificulta la colaboración. Afortunadamente este esquema está empezando a cambiar.

Un aspecto que proyecta una mala imagen del plástico hacia sociedad en general es la omnipresente presencia de objetos y productos de plástico que han sido lanzados indiscriminadamente al medio ambiente. Y no es una cuestión de países pobres o ricos. ¿Cómo contempla este problema?

Creo que hay que tomar diversas medidas al respecto y un driver para todas ellas es el propio concepto de circularidad. En primer lugar hay que mejorar mucho las infraestructuras de recogida y tratamiento del plástico; sin ellas no tenemos ninguna posibilidad de avanzar. Luego debemos profundizar en el debate sobre qué tipo de reciclaje debemos adoptar. Y por último, pero no menos importante, hay que cambiar la cultura acerca del plástico para que las personas vean en cada objeto de plástico un valor, aunque ya no lo utilicen, que perciban que aquella pieza puede convertirse en otra distinta con otra función. El vertedero no es la solución.

 

FOTOGRAFIAS: Albert Punsola

Inscríbase a la newsletter
Este campo es obligatorio.
Este campo es obligatorio.

CHEMICAL NEWS

Plásticos y medio ambiente: problemas y soluciones

Leer más >>

CHEMICAL NEWS

Rechazo de los transformadores de plástico a los presupuestos de la Comisión Europea

Leer más >>

CHEMICAL NEWS

Entrevista Amaplast

Leer más >>